Sistema digestivo

Se inicia en el pico, cuya base ósea la integran por un lado, los huesos nasal, maxilar y premaxilar, y por otro, el esqueleto mandibular. Todos estos huesos quedan revestidos por un estuche córneo epidérmico muy duro denominado ranfoteca. El pico, cuya forma depende del tipo de alimentación, sustituye a los labios, carrillos y dientes de los mamíferos, y algunas aves lo utilizan como órgano prensil (psitácidas).

Ocasionalmente, en aves enjauladas se produce un sobrecrecimiento exagerado de las valvas superior e inferior, que impide la normal ingestión de alimentos. Por lo general, se requiere al veterinario para el limado del pico.

Las cavidades oral y faríngea se describen como una única cavidad orofaríngea, caracterizada por la existencia de un largo paladar duro y presencia de papilas cornificadas dispuestas en hileras. No suele existir, por lo tanto, ni paladar blando ni nasofaringe, de modo que las coanas y trompas auditivas se abren a la cavidad bucofaríngea a través de sendos orificios o hendiduras que perforan el paladar. Por lo general, la lengua se adapta a la forma del pico, y puede ir provista de papilas filiformes, como en las palmípedas. En las psitácidas destaca una lengua dura, carnosa (consta de músculos propios) y muy móvil, lo que parece ser facilita la emisión de sonidos y palabras. Al no masticar, las glándulas salivares se reducen considerablemente.
La faringe se continúa con el esófago, cuyo orificio de entrada (vestíbulo esofágico) debe ser localizado para rehidratar o alimentar al ave extenuada. La introducción de la sonda deberá hacerse salvando la entrada a la laringe (glotis), localizada ésta sobre una prominencia ventral al esófago. En su inicio, el esófago se sitúa entre la tráquea y los músculos cervicales, pero enseguida se desvía hacia la derecha, manteniendo esta posición en su recorrido por el cuello. El esófago suele presentar una dilatación llamada buche, que actúa como reservorio de alimentos (en él no hay digestión). La forma del buche difiere con la especie, en las psitácidas tiene forma de “S”. Tanto el esófago como el buche son formaciones subcutáneas fácilmente palpables y accesibles quirúrgicamente. Una vez rebasa el corazón y los pulmones, el esófago desemboca al estómago, donde se distinguen dos porciones: proventrículo y molleja.

El proventrículo, ventrículo subcenturiado o estómago glandular, está en contacto ventral con el lóbulo izquierdo del hígado. Presenta una pared rica en glándulas que segregan mucus, enzimas (pepsina) y ácido clorhídrico.

La molleja o estómago muscular, queda más caudal y también se relaciona con el hígado, pero establece un contacto más extenso con el esternón y la parte ventral de la pared abdominal izquierda. Suele alojar granos de arena y piedras para favorecer el triturado del alimento, lo que funcionalmente suple la carencia de dientes en las aves. Su pared muscular es más potente en las granívoras que en las carnívoras, y su mucosa segrega una sustancia queratinizada que la protege de los posibles daños que pueden causar los guijarros o piedrecillas ingeridas.

El intestino queda comprendido en el saco peritoneal ventral, ocupa la parte caudal de la cavidad corporal y establece relación con la molleja y los órganos reproductores. Consta de duodeno, yeyuno, íleon, dos sacos ciegos y recto. Su longitud y desarrollo dependen del tipo de alimentación, siendo muy largo en las aves granívoras y herbívoras, y más corto en las frugívoras y carnívoras. En el yeyuno puede ser observado el divertículo vitelino, resto del primitivo saco vitelino que durante los primeros días de vida nutrirá al pollito recién eclosionado. El recto desemboca en la cloaca, zona de encrucijada también para la desembocadura de los conductos genitales y urinarios.

Fisiológicamente se divide en tres compartimentos:
a) Coproceo: compartimento más craneal donde termina el recto y se acumulan las heces.
b) Uroceo: compartimento medio donde desembocan los conductos urogenitales.
c) Proctoceo: compartimento caudal, que comunica al exterior a través del orificio cloacal, provisto de musculatura esfintérea.

Dorsalmente presenta la bolsa de Fabricio, pequeño saco impar de naturaleza linforreticular, situado retroperitonealmente. Indicar también que la gran capacidad digestiva que presentan las aves hace que sean capaces de utilizar la mayor parte del alimento ingerido, por lo que sus excrementos, aunque numerosos, son de escaso tamaño. En la exploración del ave es interesante observar el estado de las plumas que rodean la cloaca. En casos de diarrea estas plumas siempre estarán manchadas por heces.

En cuanto a las vísceras anejas al tubo intestinal, el hígado queda envuelto en 4 sacos peritoneales (dos sacos hepáticos ventrales y dos dorsales). Presenta dos lóbulos principales, derecho e izquierdo; del izquierdo surge el conducto hepatopancreático que drena la bilis directamente al duodeno. Del derecho parten dos cortos conductos hepatocísticos que llevan la bilis a la vesícula biliar (ausente en ciertas especies de psitácidas, la paloma y el avestruz). Desde aquí, la bilis será vertida al duodeno mediante el conducto císticoentérico. En el páncreas se describen tres lóbulos (dorsal, ventral y esplénico) y de cada uno de ellos arranca el correspondiente conducto pancreático hacia el duodeno. La forma del bazo es variable y queda situado entre la molleja, el proventrículo y la vesícula biliar, no actuando como reservorio sanguíneo. Por lo general, indicar que las aves ingieren diariamente alimentos que suponen el 25-30% de su peso corporal, dado su alto metabolismo.


ANATOMÍA ESPECÍFICA DE AVES: ASPECTOS FUNCIONALES Y CLÍNICOS.
Dr. Francisco Gil Cano
Unidad Docente de Anatomía y Embriología
Facultad de Veterinaria
Universidad de Murcia


Resumen: Loros en Argentina

7 comentarios:

  1. no se entiene nd

    ResponderEliminar
  2. Decime que no se entiende y trataré de explicártelo. Estos son documentos veterinarios, no puedo hacerlos más simples porque sería robar y/o robar información.
    Si lo complejo son los nombres, te sugiero que busques en internet imágenes del sistema digestivo de los loros o aves en general.
    Esta información tiene que seguir siendo complementada!

    Muchas gracias por tu comentario, pero me gustaría más información para poder aclarar dudas. Buen día!

    ResponderEliminar
  3. digo lo mismo que el primero.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/9/15 13:36

    Buen artículo. Para los que no entendieron les digo que este artículo va dirigido a personal veterinario, por lo tanto muchos términos utilizados pueden ser poco familiares o entendibles. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Hace 2 años que el loro de mi padre no toma agua, pienso que se hidratan con los alimentos. Es un Amazonas frentiazul jajaj NO veve agua nunca y le gusta podar arboles

    ResponderEliminar
  6. Alien me puede decir cual es la diferencias del sistema digestivo del loro y el perro plus rápido y urgente

    ResponderEliminar

Deja tu comentario!
Será atendido a la brevedad.

Para una mejor comunicación:
-Evita el uso de mayúsculas
-Escribe sin errores, muletillas, abreviaturas, etc
-Los SPAN o mensajes sin contenidos o sobre otros temas serán eliminados.

Con la tecnología de Blogger.